10 feb. 2009

Espíritu de lucha

Foto: JOAN CORTADELLAS

Martí Torrent: "Espié a los nazis en Barcelona para combatir el franquismo"


Martí Torrent (Arenys de Mar, 1912) tiene una dilatada trayectoria política. Militó y sigue militando en Estat Català, luchó en el bando republicano en el frente de Aragón, fue detenido y llegó a ser espía contra el fascismo en los años 40. Torrent, que se recupera de las lesiones de una caída, mantiene a los 96 años una mente brillante y la fidelidad política de su juventud. Hoy este antiguo decorador explica en el acto Els catalans que van espiar als nazis su historia, la misma que rescató la revista Sàpiens en archivos de EEUU.

--¿Qué hacía un espía del servicio secreto de Estados Unidos?
--Yo formaba parte de una red de espías. Eramos un grupo de unas 43 personas, del que creo que solo quedo yo. Era espía para combatir el franquismo. Mi trabajo consistía en buscar y reclutar personas para que realizaran tareas de información para el Consulado de Estados Unidos en Barcelona.

--¿Y qué más?
--Hacíamos seguimientos y elaborábamos los informes. Realizábamos tareas de escucha. Yo facilitaba información de forma altruista para dañar al régimen franquista.

--¿Cómo era aquella Barcelona?
--Estaba llena de nazis. Para ellos la Barcelona de los años 40 era un campo de su propiedad.

--¿A qué se dedicaban?
--Tenían locales, cafés y muy buenos negocios y una intensa actividad. Estaban muy bien organizados, mantenían reuniones y eran fieles a sus tradiciones y fidelidad política.

--¿Cómo lo reclutaron?
--Mi partido, Estat Català, prestaba sus servicios al consulado estadounidense en Barcelona. A mí me reclutó un amigo. Era un trabajo muy peligroso.

--¿Qué riesgos corría?
--De ser descubierto, me hubieran fusilado al instante. Te jugabas la vida. Todo se tenía que hacer con muchísimo cuidado y un gran sigilo. Nos llegaron a detener pero tuvimos suerte porque Alemania perdió la guerra mundial, si no, nos hubieran pelado porque nos acusaron de alta traición y espionaje.

--¿Fue un peligro desmesurado?
--Solo lo podías hacer porque eras joven o por tu espíritu de lucha contra todo fascismo. Contra Franco, Hitler y Mussolini, contra la política mundial de entonces.

--¿Usted estaba considerado un espía de altos vuelos?
--Mi nombre figuraba en lugar destacado en los archivos de EEUU.

--¿Por qué?
--Yo que sé..., debía ser porque mi trabajo era importante entonces. Había espíritu de servicio y menos amor por el dinero que ahora. Hoy falta espíritu de lucha.

No hay comentarios: