27 oct. 2009

Solo le pido a Dios, que la guerra no me sea indiferente.


  • "Los serbios sólo tienen dos amigos: Dios, y los griegos" -Radovan Karadžić, durante un concierto en apoyo de los serbios celebrado en Atenas, Grecia (1995).
  • "Los de Sarajevo no contarán a sus muertos. Contarán a los vivos" -Radovan Karadžić en una entrevista sobre el asedio de Sarajevo, 1993

Karadžić fue acusado de ser responsable a nivel personal y de comando de numerosos crímenes de guerra contra personas no serbias, en sus roles de Comandante Supremo del Ejército de la República Srpska y de Presidente del Consejo de Seguridad Nacional de la República Srpska. Bajo su dirección y comando, las fuerzas serbiobosnias iniciaron el sitio de Sarajevo y llevaron a cabo numerosas masacres a lo largo de Bosnia. Miles de personas fueron asesinadas, expulsadas de sus hogares o hechas prisioneras en campos de concentración. Karadžić está acusado de ordenar la masacre de Srebrenica en 1995, dirigiendo a las fuerzas serbiobosnias para crear una "situación insoportable de inseguridad total sin esperanza de vida futura" en la zona segura de la ONU. Adicionalmente, se le acusa de ordenar secuestrar a personal de las Naciones Unidas entre mayo y junio de 1995.

Fue acusado en conjunto por el Tribunal Internacional para la ex-Yugoslavia en 1995, junto con el general Ratko Mladić.[3] Las acusaciones son:

No hay comentarios: