19 nov. 2009

El Escrito de mayores olvidado por el Consell del Mayor.


Nos han hecho llegar un escrito que digamos "no ha tenido cabida" en la revista; dado que hace referencia a dos personas entrañables de nuestro municipio nos permitimos reproducirlo, lo firma Tribulete y habla de un gran poeta y mejor persona, Evencio Tortajada y dice así:

Hace unos meses tuvo lugar un acto académico (sin académicos) en la Casa de la Cultura de Torrent, situada en el antiguo Ayuntamiento. Fue un cariñoso acto en el que las autoridades torrentinas rindieron un sencillo homenaje a un poeta que vive entre nosotros, muchísimos amigos acudieron al evento para demostrar su cariño y admiración a este conquense amante de las letras, el cual tiene una pluma muy fértil pues ya son cinco los poemarios que han salido de ella.


Muy bien arropado por la señora Alcaldesa y la Directora del BIM, el poeta nos presentó su quinto libro ( y ya se sabe que no hay quinto malo) que lleva un título muy sugerente “Páramos desiertos”, sin duda debido a la cultura del país, un libro bello y profundo que nos encantó, si el escribir ya de por sí es dificil, el hacerlo en verso es muy complicado.

Digamos por nuestra parte que a la escasa luz de un día legañoso, nuestro poeta hace ya muchos años que dejó su pueblo natal y se vino a vivir al levante, se acabó para siempre el acarrear borregos, el segar trigo, los desafinados gorgoritos de las beatas del pueblo y el recoger diario de las gallinas y se vino a Torrent, comenzando a escribir. En esta España nuestra en la que casi nadie lee un libro, él comenzó a manejar la pluma con tercetos, quintillas o sonetos…comenzó a predicar en páramos desiertos acordes de Góngora, Machado o Bécquer, para escribir cosas tan bellas como esta cuarteta dedicada a su amada:

De amor quisiera morir
y amarte después de muerto
y hacer de mis lágrimas mar
para que tengas una puerta

Evencio Tortajada, pues así se llama nuestro amigo el poeta, ofreció gratuitamente sus libros y sus sonrisas haciendo gala de desinterés y simpatía, él olvida los partidos de fútbol y los folletones televisados para dedicar su tiempo a las letras, cosa que no dudamos en aplaudir, como también aplaudimos su decisión de abandonar para siempre los Páramos desiertos y el acarrear las gallinas para escribir algo tan bello como son las quintillas, las cuartetas y los sonetos.

Tribulete

¡Va por ellos, por la libertad de expresión y por la libertad de pensamiento y opción política!

No hay comentarios: